Preguntas Frecuentes

Funa es el nombre dado en Chile, y en otros países de habla castellana, a una manifestación de denuncia y repudio público contra una persona o grupo determinado.

Las causas más comunes de este boicot son denuncias públicas sobre faltas o delitos, como abuso sexual, violación de derechos humanos, discriminación arbitraria, maltrato animal, robo, estafa y otros, así como también las malas prácticas de las empresas.

Existen diversas manifestaciones de la funa, siendo una de las más relevantes la que se realiza por las redes sociales, la cual, además de producir daños a la reputación y buen nombre de la víctima en forma permanente, puede ser constitutivo de los delitos de injuria o calumnia o también puede ser vulneratoria de derechos fundamentales.

Para determinar los alcances y efectos de la funa, se requiere llevar adelante un análisis jurídico de los aspectos involucrados a fin de determinar cuál de sus derechos ha sido vulnerado y tomar las acciones legales o administrativas que más oportunas sean. En HONORIS podemos ayudarte.

Lo primero que puedes intentar es comunicarte con el administrador del sitio web correspondiente y pedirle que retire la información difamatoria: hágalo asesorado por un abogado, suele ser bastante más efectivo.
Independientemente de lo anterior, y respecto del autor de las expresiones, puede querellarse por injurias o calumnias.

La injuria es toda expresión proferida o acción ejecutada en deshonra, descrédito o menosprecio de otra persona. Tenga presente que la injuria grave, hecha por escrito y con publicidad, se sanciona con reclusión menor de 61 días a tres años y una multa de 11 a 20 UTM.

La calumnia es una figura distinta: es la imputación de un delito determinado, pero falso. Si se propaga por escrito y con publicidad, es castigada con las penas de 541 días a tres años y multa de 11 a 20 UTM. Si se le imputa un simple delito, se castiga con reclusión de 61 a 541 días y multa de 6 a 10 UTM.

Es necesario tener presente que, en cualquiera de sus formas, el ciberacoso puede generar consecuencias graves y dañinas en quienes son víctimas de él:

  • Los ataques pueden ser realizados en cualquier momento 24 horas al día 7 días a la semana, no olvidemos que si se utilizan medios tecnológicos para realizarlos, la víctima puede ser, literalmente, invadida en cualquier lugar donde esté y a cualquier hora.
  • La facilidad y rapidez con que estos ataques pueden difundirse a través de las redes sociales, sitios web y/o mensajes de texto, ponen a la víctima en una situación de gran exposición y vulnerabilidad ante un número ilimitado de personas. Y, salvo que se logre borrar o bajar el contenido malintencionado, sigue estando a la vista de todos.
  • Quienes son víctimas de ciberacoso pueden sufrir graves consecuencias en su salud mental y bienestar en general.

Lo primero que puedes hacer es buscar al propietario del dominio y pedirle que retire la imagen: algunas veces el titular del dominio informa en su sitio qué pasos debes seguir para retirar esa imagen de la plataforma.

El Derecho a la propia imagen es un atributo de la personalidad por lo que es inherente a toda persona y la falta de consagración textual del derecho a la propia imagen con resguardo constitucional no implica su indefensión.

Independientemente de lo anterior, también puedes denunciar el asunto a la Policía de Investigaciones de Chile, pero lo principal es que te hagas asesorar jurídicamente respecto de los pasos a seguir y las medidas a tomar.

En nuestro país, la normativa aplicable señala que el acoso escolar puede ocurrir fuera o dentro del establecimiento educacional, a través de medios tecnológicos o cualquier otro medio.

Se manifiesta cuando un niño o joven es amenazado, acosado, molestado, humillado, avergonzado o abusado por otro niño o joven, a través de Internet o cualquier medio electrónico como computadores, teléfonos móviles u otros dispositivos.

Una primera acción en caso de ser víctima de acoso laboral, es realizar un reclamo por escrito a la dirección de la empresa u organización. Si no se adopta ninguna medida de solución, es posible interponer una denuncia por vulneración a derechos fundamentales ante la respectiva Inspección del Trabajo.

La ley 20.609 define discriminación arbitraria como toda distinción, exclusión o restricción que carezca de justificación razonable, efectuada por agentes del Estado o particulares, y que cause privación, perturbación o amenaza en el ejercicio legítimo de los derechos fundamentales establecidos en la Constitución Política de la República o en los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por Chile y que se encuentren vigentes.

Se estima que una discriminación es arbitraria cuando se funda en motivos tales como la raza o etnia, nacionalidad, situación socioeconómica, idioma, ideología u opinión política, religión o creencia, sindicación o participación en organizaciones gremiales o la falta de ellas, sexo, maternidad, lactancia materna, amamantamiento, orientación sexual, identidad de género, estado civil, edad, filiación, apariencia personal y enfermedad o discapacidad.

La acción puede ser presentada por cualquier persona que haya sido discriminada, su representante legal o quien tenga el cuidado personal o educacional del afectado. En Honoris podemos ayudarte.

  • El plazo es de 90 días corridos contados desde ocurrida la acción u omisión discriminatoria o desde que la persona afectada tomó conocimiento de ella.
  • Se realiza por escrito, con el patrocinio de un abogado, ante el juez de letras del domicilio del afectado o ante el del domicilio del responsable de la acción u omisión.
  • El juez determina la admisibilidad de la demanda, solicita informes a las partes, llama a conciliación, recibe la causa a prueba (en caso de proceder) y dicta la sentencia.
  • De comprobarse el acto discriminatorio, el tribunal, además, aplicará multas (a beneficio fiscal) a las personas directamente responsables del acto u omisión discriminatorio, las que pueden ir de 5 a 50 UTM.

El derecho al olvido es la denominación que se da en medios periodísticos, al derecho de cancelación o supresión de datos personales contemplado en nuestra ley 19.628, que procede respecto de los datos personales incompletos, inexactos, innecesarios o excesivos.
Se puede ejercer respecto a información contenida en buscadores de Internet, pero también respecto de contenidos de diarios y periódicos digitales.

Según nuestra legislación se consideran “datos personales” los relativos a cualquier información concerniente a personas naturales, identificadas o identificables.

Por ejemplo, tu nombre y apellidos, RUT, datos de contacto, edad, imágenes, vídeos, etc.

Dentro de esos datos, hay algunos que son considerados como “sensibles”, como hábitos personales, origen racial, opiniones políticas, creencias religiosas, estados de salud y vida sexual, los cuales gozan de protección especial pues, potencialmente, exponen a sus titulares a discriminaciones arbitrarias.

En primer lugar, puedes reportar esta conducta en la misma plataforma, generalmente, cada red social contempla mecanismos para reportar estas situaciones.

Además de lo anterior, se debe denunciar este delito a la policía de Investigaciones de Chile (PDI) o a Carabineros de Chile, para lo cual se recomienda realizar las gestiones asesorado por un abogado experto en la materia. En Honoris podemos ayudarte.